Consejos para manipular tus tableros contrachapados a medida

Leer el artículo destacado forward

El tablero contrachapado puede usarse para todo tipo de mobiliario, siempre que tomemos las decisiones correctas para sacar su máximo partido. Toma nota de las ideas que te ofrecemos para que el resultado sea limpio y brillante.

La industria de la madera es cada vez más versátil, y los usos que podemos dar a los diferentes tableros son muchos y variados. Desde la decoración de interiores, como el revestimiento de paredes y techos o la creación de mobiliario (estanterías, mesas o sillas, entre otros), pasando por el sector de la construcción o la industria naval y aeronáutica. Un uso cada vez más extendido es el de la camperización de caravanas y furgonetas: transformar tu vehículo en un lugar habitable con el que viajar es una alternativa perfecta en los tiempos que vivimos. Y para ello, vas a necesitar tableros que cortar y moldear para conseguir tus propósitos.

Hay muchos tipos de tableros a nuestro alcance. Si te interesa la camperización, vas a encontrar, según su composición, tableros macizos, aglomerados, de fibras o microlaminados. En Garnica somos expertos en tablero contrachapado de chopo por su ligereza, calidad y versatilidad. Conoce más sobre este tipo de tablero y aplícalo en tus proyectos con un resultado óptimo.

 

De qué está hecho el contrachapado

Los tableros contrachapados están formados por diferentes chapas de madera, encoladas y prensadas. Las fibras de cada chapa se disponen en el sentido contrario con el objetivo de mejorar la estabilidad del tablero. El número de chapas siempre es impar y se pueden realizar muchas combinaciones con diferentes tipos de madera y acabados: barnices, pre-pintados, ranurados o laminados.

El chopo es un material muy bueno para la elaboración de contrachapado. Con esta madera se crean tableros muy fáciles de manejar y excepcionalmente ligeros, perfectos para la camperización de vehículos. A la vez son muy uniformes, estables y resistentes. La ligereza del chopo significa que, con él, el vehículo pesará menos y consumirá menos combustible en comparación con otros materiales. Es su principal ventaja. 

Si te preguntas cómo cortar contrachapado para crear tu tablero contrachapado de madera a medida, compartimos consejos y técnicas para evitar astillas y acabados irregulares. Sabemos que cuidar la estética es fundamental.

Tablero contrachapado a medida: trucos para un corte perfecto

 

Cómo cortar contrachapado sin astillar

Para cortar el contrachapado podemos usar diferentes tipos de sierras eléctricas. Las sierras de calar sirven para cortes rectos y curvos; también existen las de sable, más versátiles; la combinada que une las funciones de las dos anteriores y las sierras circulares y de mesa, con una hoja redonda de varios dientes. La forma más adecuada de cortar un tablero es utilizando una escuadradora con disco de corte más incisor, así es como podemos asegurarnos que el astillado es mínimo.


Los discos de sierra suelen hacer mejores cortes en madera cruda que en procesada. Si es la opción que tienes a mano, una forma de evitar las astillas es realizando un corte a doble cara. Esto significa que, en vez de realizar un único corte que atraviese el tablero por completo, apostar primero por cortar por una cara a una profundidad de, como mínimo, la mitad del tablero, y acto seguido girarlo para terminar el corte por la otra cara. Con este truco podemos evitar que salte parte de la madera de los bordes. El corte lleva más tiempo, pero aún así el resultado es más pulido. 

Otro truco es el uso de cinta adhesiva de papel. Coloca primero una cinta justo en medio de la línea por la que vas a realizar el corte. Corta el tablero y retira la cinta; comprobarás que los bordes se conservan mucho mejor con este sencillo paso. Es el truco más habitual que usan los carpinteros para preservar el material que tratan. 

La calidad de la sierra es un factor importante a la hora de evitar el astillaje. Existen sierras circulares especializadas para el corte de este tipo de tableros, con mayor número de dientes en la sierra, más duros y con ranuras antivibraciones, que nos dan un corte mucho más suave. Muchas marcas cuentan ejemplos de este tipo de sierras y siempre puedes acudir a tu ferretería de confianza para recibir recomendaciones.

Una vez hecho el corte, lo ideal es perfilar un canto usando una lija de grano muy fino. Es la mejor y más rápida forma de retocar y dar un buen acabado. Además, los bordes del tablero contrachapado destacan por su belleza, lo que significa que no tendrás que cantearlos o rechaparlos. Con un simple lijado final tienes un buen resultado; el ahorro en tiempo de trabajo es otra ventaja. También podrás proteger los cantos o cualquier otra zona cortada con un barniz o pintado protector, de esta forma alargarás la vida útil del tablero.

Esperamos que estos consejos te ayuden cuando te pongas manos a la obra a cortar el contrachapado a tu gusto. La técnica se aprende con experiencia, así que no decaigas tras el primer intento. Y si te preguntas cuáles son los mejores tableros para tu furgoneta o caravana, en Garnica contamos con un amplio catálogo de tableros contrachapados a base de madera de chopo con los certificados de calidad y sostenibilidad más exigentes, a tu completa disposición. ¡Consúltalos!
 

< Categorías
Puede que te interese