Qué es la silvicultura y su papel clave en la sostenibilidad

Leer el artículo destacado forward

La silvicultura forestal se encarga del cultivo y el mantenimiento de los bosques. Debemos tomar conciencia de la necesidad de gestionar las masas forestales y tratarlas para garantizar su buena salud y mantenimiento a lo largo del tiempo. Sólo así seremos capaces de producir de forma sostenible.

La definición de silvicultura según la RAE es el “Cultivo de los bosques y montes”. Una segunda definición nos habla del “Conjunto de técnicas y conocimientos relativos al cultivo de los bosques o montes”. Ambas tienen razón, aunque podríamos ampliarlo un poco más: el significado de silvicultura es la disciplina de la gestión de masas forestales, centrada sobre todo en su cultivo y mantenimiento. ¿De qué se encarga la silvicultura? De aplicar técnicas a esos bosques y montes para obtener de ellos una producción continua y sostenible sin dañar el ecosistema ni poner en peligro la buena salud del territorio. 

Podemos decir que la silvicultura es un aprovechamiento de los bosques para necesidades humanas, pero siempre teniendo en cuenta el bienestar del propio bosque y su uso responsable. Las técnicas de silvicultura que se aplican tienen dos objetivos en mente: la persistencia de la masa forestal y su uso múltiple. 

¿Cuál es la diferencia entre explotación forestal y silvicultura? Cuando hablamos de explotación forestal nos referimos directamente a la extracción de recursos de una superficie boscosa para la obtención de materias primas (madera, corcho), que suelen usarse para la fabricación. La explotación forestal se centra en la obtención de materiales, con riesgos como la deforestación y el daño a los bosques, mientras que para la silvicultura el objetivo es la conservación y mantenimiento de ese bosque, aunque se pueda explotar de forma controlada. 


¿Para qué sirve la silvicultura?


Vamos a repasar cuáles son los objetivos de la silvicultura. Saber para qué sirve nos ayudará a entender su importancia. 

Silvicultura


Aprovechamiento del terreno


La silvicultura es clave en los suelos fértiles, sobre todo, ya que podemos aprovechar espacios que estaban abandonados o mal cuidados y transformarlos en un terreno útil para la plantación de árboles. Gracias a las técnicas de silvicultura forestal podemos crear espacios verdes naturales en lugares donde antes no los había, si las condiciones del suelo lo permiten. 


Cuidado medioambiental


La silvicultura contribuye al equilibrio ecológico que necesita nuestro planeta. Una adecuada planificación y cultivo ayuda a la regeneración natural de los recursos, que son muy necesarios para la economía de sus respectivas comunidades. Las acciones de silvicultura en un bosque se plantean a muy largo plazo (lustros, décadas), pensando siempre en su conservación en buenas condiciones.  


Cultivo de árboles


Los árboles son muy beneficiosos para el medio ambiente y la biodiversidad. Además de aportar sombra, su aportación es fundamental para crear hogares de animales, por poner solo un ejemplo. Los árboles producen oxígeno que purifica el aire, mantienen limpios los ríos, reducen la temperatura del suelo y lo regeneran con nutrientes. Además, de ellos podemos extraer materiales que necesitamos para construir casas, muebles y demás. 


Generación de empleo


Aplicar los principios y técnicas de la silvicultura en una masa forestal requiere de personas que piensen y ejecuten esa visión. La silvicultura está en contacto directo con muchas otras disciplinas como la geobotánica, la climatología y la edafología; se necesitan perfiles profesionales muy diversos y cualificados que trabajen en común para cuidar de las zonas a su cargo, así como leñadores que sepan cómo cortar árboles si es necesario.


Tipos de silvicultura


Hay dos tipos de producción cuando hablamos de silvicultura:

  • La producción directa. Esta producción se dedica a la obtención de materiales, como puede ser la resina, el corcho, la madera o la leña, y también otros productos que encontramos en los bosques: frutos o derivados de la caza.
  • La producción indirecta. Las masas forestales en las que se trabaja la producción indirecta no se centran en la extracción sino en los beneficios que se derivan de la existencia de ese bosque. La conservación de la biodiversidad, la reducción de CO2 o incluso el turismo de naturaleza que atrae el espacio. 

Silvicultura

Esperamos que este artículo te haya ayudado a entender de qué trata la silvicultura y qué ventajas tiene. Desde Garnica estamos concienciados con la gestión forestal sostenible que cuide de los bosques a la vez que nos proporciona material de proximidad para nuestros tableros. Solo así conseguiremos un producto óptimo y cuidaremos los bosques que nos permiten crear ese producto. Hacer las dos cosas a la vez, ¡es posible! Y ese es nuestro compromiso. 
 

< Categorías
Puede que te interese