Dónde plantar chopos (disponibilidad de terrenos)

Leer el artículo destacado forward

Las superficies que tradicionalmente han sido repobladas con chopo son las menos aptas para la agricultura, aquellos terrenos de ribera o campos de cultivo pedregosos y de escasa fertilidad que en muchos casos sufrían el azote de las avenidas excepcionales de los ríos.

Pero actualmente la superficie repoblada con chopos está experimentando un progresivo aumento, motivado en parte por el abandono de la agricultura, el envejecimiento de la población rural, así como por la baja rentabilidad de algunos cultivos excedentarios como el cereal,  que dejan paso a una nueva forma de obtener una rentabilidad de esas fincas que además presentan unas condiciones muy adecuadas para el cultivo de chopos.

La realidad es que con los consumos actuales de madera de chopo para el desenrollo y el constante incremento de la demanda de este tipo de madera, se va dando paso a un uso forestal de terrenos tradicionalmente agrícolas, que salpican de verde nuestras vegas, y que sumados a las superficies tradicionales de riberas de los ríos, con un claro carácter forestal moldeado en el tiempo, componen la fotografía actual de la populicultura.

Los terrenos de ribera y de las vegas de los ríos, así como los valles con disponibilidad de agua y un nivel freático estival por encima de los 4 metros, provistos con unos suelos francos, franco-arenosos y franco-arcillosos, son terrenos adecuados para la realización de plantaciones de chopo a raíz profunda. En estos casos, la planta se coloca en contacto con el nivel freático de verano, del que se provee de las necesidades hídricas oportunas a medida que se le presentan.

En el caso de que el nivel freático se encontrase por debajo de los 4 metros, los costes de plantación son muy elevados y se podría recurrir a la plantación a raíz superficial, con profundidades próximas a un metro, y en los que los aportes de agua se harán mediante riegos superficiales a manta, siendo por tanto requisito indispensable que el terreno posea unas características adecuadas y compatibles con este sistema de riego, como es la nivelación previa del terreno y la existencia y disponibilidad de infraestructuras adecuadas al riego por pie. 

< Categorías
Puede que te interese