Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

arrow_back
share
garnicaarticlernews

¿Queremos tener un chopo de alta calidad? (I)

Tema:
Título: Forestal
Autor: José Barrios y Carlos Álvarez. Departamento Forestal de Garnica.
Fecha de publicación: 02/10/2015
¿Queremos tener un chopo de alta calidad? (I)
Descripción:

Planificación previa: tres decisiones fundamentales

La Populicultura o cultivo del chopo ha experimentado un gran cambio en los últimos años, lo que ha propiciado el aumento de demanda en forma de madera de calidad para la industria del desenrollo. Debido a una necesidad creciente a nivel mundial de tablero contrachapado, se augura un porvenir prometedor en este sector forestal. Esto se traduce en un mayor rendimiento económico para todos los implicados en el cultivo, producción y transformación del chopo.

La elección del terreno es fundamental para asegurar el éxito del cultivo, resultando las vegas de los ríos y los suelos francos, franco-arenosos o franco-arcillosos, las zonas óptimas para la obtención de madera de calidad.

 

¿Es mejor que la raíz sea profunda o superficial?

La primera decisión dependerá de la profundidad del nivel freático del lugar de plantación.

La plantación a raíz profunda resulta la mejor opción, siempre que el nivel freático se encuentre accesible (máximo 4 m), lo cual sucede en la mayoría de terrenos de Castilla y León. El plantón es introducido en el hoyo de plantación a nivel freático estival.

La plantación a raíz superficial será necesaria para niveles freáticos estivales superiores a 4 m. En estos casos se realizan hoyos de plantación aproximadamente a un metro de profundidad, proporcionando el agua de forma artificial mediante riego.

 

¿Qué clon es el mejor para mi terreno?

No hay un clon mejor que otro, sino que lo fundamental para tener éxito en el cultivo del chopo es definir el clon que mejor se adapta a mi terreno, pues es esta la razón que ha de guiar nuestra elección final. Se pueden destacar los siguientes tipos de clones:

 

Clon tipo I-214

Es un clon que proporciona un excelente rendimiento en terrenos de fertilidad media, pero no es aconsejable en suelos muy nitrogenados, encharcamientos en periodo vegetativo o zonas con vientos dominantes, ya que la madera presenta tensiones internas que propician el rajado y la consecuente pérdida de valor al no ser apta para el desenrollo.

Ese tipo de clon requiere varias podas de formación debido a su poca dominancia apical.

Presenta una resistencia elevada a enfermedades producidas por hongos, aunque es sensible al pulgón lanígero.

 

Clon tipo MC

Se trata de un clon con fustes de gran rectitud y muy exigente en calidad de suelo. Tiene gran dominancia apical, por lo que no resultan tan necesarias las podas de formación de fuste, aunque es muy tendente a rebrotar si el refaldeo es brusco.

Es sensible al pulgón lanígero, al barrenillo y a la Venturia, aunque suele superar los ataques si vegeta en buen estado de vigor.

 

Clones tipo Beaupre, Raspalje y Unal

Estos clones son de buena calidad con mejora de las producciones en terrenos muy fértiles. Producen una madera muy recta y cilíndrica, siendo una gran alternativa en terrenos muy nitrogenados.

Tienen gran dominancia apical, por lo que no resultan tan necesarias las podas de formación de fuste. Estos clones son especialmente sensibles a hongos como la roya (Melamsora sp.) o el Fusarium sp.