Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

arrow_back
El Restaurante Tondeluna, un ejemplo de arquitectura sostenible
share
SuccessfulExample

El Restaurante Tondeluna, un ejemplo de arquitectura sostenible

El Restaurante Tondeluna, un ejemplo de arquitectura sostenible
Título imagen: imagen principal home específica
Imagen principal:
El Restaurante Tondeluna, un ejemplo de arquitectura sostenible
Título imagen: Restaurante Tondeluna
Imagen principal: No
El Restaurante Tondeluna, un ejemplo de arquitectura sostenible
Título imagen: Restaurante Tondeluna
Imagen principal: No
El Restaurante Tondeluna, un ejemplo de arquitectura sostenible
Título imagen: Restaurante Tondeluna
Imagen principal: No
El Restaurante Tondeluna, un ejemplo de arquitectura sostenible
Título imagen: Restaurante Tondeluna
Imagen principal: No
Descripción:

Tondeluna es el nuevo proyecto gastronómico del matrimonio formado por Francis Paniego y Luisa Barrachina. Toma el nombre de una pequeña aldea que se encuentra dentro del Valle del Oja. “Es una manera de homenajear a todo el alto Oja, y en concreto a nuestro pueblo, Ezcaray, y todo lo que provenga de la cultura y el acerbo de los pueblos riojanos”, dice Francis Paniego.

“Queremos que sea un restaurante del siglo XXI, comprometido con nuestro entorno y con nuestra sociedad, donde los valores que defendemos no sean sólo un mero brindis al sol, sino que también se vean, se toquen y se sientan.”

“Tondeluna es un sueño largamente meditado. Gestado en mi memoria desde que apenas comencé a dedicarme a este oficio”.

El estudio de Arquitectura Picado y de Blas de Madrid, ha sido determinante en este proyecto. Para la decoración del todo el local se han empleado maderas laminadas absolutamente sostenibles de la empresa riojana Garnica.

La nueva gama de tableros de contrachapado de Garnica se amplía enormemente, ofreciendo productos “listos para montar”, paneles multisolución premecanizados, pensados para una instalación en seco.

Los formatos incluyen piezas de hasta 3100 x 1830 mm y hasta 50 mm. de espesor. El abanico de posibles acabados decorativos y composiciones “ad hoc” para cada proyecto de edificación pueden adaptarse a las necesidades de cada caso, tanto para uso exterior como interior (fachadas ventiladas, tabiques divisorios, decoración de interiores, panelado de paredes, puertas, techos, suelos, mobiliario…).

Las mesas, las sillas, el techo, el suelo, las paredes de la cocina, el bosque, los cuartos de baño, todo se ha realizado pensando siempre en el impacto cero.

El local presenta únicamente seis mesas largas, todas ellas orientadas hacia la cocina vestida de unos irreprochables y asépticos colores blanco y acero. A la espalda de las mesas y frente a la cocina se dibuja en abstracto un bosque, con sus colores que representan las estaciones.

Lo que ha primado desde el principio, fue el poder crear un vínculo entre el comensal y lo que este va a degustar y mostrar sin trampa ni cartón, todo el proceso de elaboración, que se completará o terminará según los casos, en las mesas auxiliares que hay en la cabecera de cada mesa.

El Restaurante Tondeluna, en Logroño, además de aportar un concepto novedoso de Restaurante, se posiciona como una muestra de todas las aplicaciones del contrachapado de Garnica. Paredes, techo, suelo, mobiliario, decoración... Hasta la carta toma como base la madera de chopo.