Panel Información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

arrow_back
share
garnicaarticlernews

El Proceso Productivo

Tema:
Título: Procesos
Fecha de publicación: 30/01/2015
El Proceso Productivo
Descripción:

El proceso productivo de Garnica puede considerarse que empieza con el cultivo del chopo. Tras unos 15 años de crecimiento son talados. Las trozas son clasificadas según su medida y calidad y enviadas a las fábricas. Las choperas se limpian después de la tala y los subproductos se aprovechan en un 100% para producir otros tipos de tablero o como biomasa.

 

Una vez en la fábrica, los troncos se descortezan y, posteriormente, se desenrollan para transformarlos en chapas. Estas chapas se clasifican según su humedad y calidad. El gran contenido de humedad del chopo y su docilidad, permite realizar este proceso directamente, sin necesidad de un tratamiento previo.

 

Un sofisticado control higrométrico en este proceso permite clasificar la madera según su grado de humedad y así efectuar el secado preciso por lotes homogéneos. Los sistemas de visión artificial y el centrado electrónico permiten optimizar el aprovechamiento de cada tronco.

 

Tras un proceso de secado en el que se aplica una alta tecnología, se clasifican las chapas según su calidad y grado de humedad de forma automática. Tras este proceso se procede al encolado, colocación y prensado en caliente para obtener el tablero en bruto.

 

El tablero contrachapado está formado normalmente por un número impar de chapas, llevando alternativamente la fibra cruzada entre una chapa y la siguiente. Ello les confiere unas propiedades de ligereza y robustez que los hace muy útiles para múltiples aplicaciones.

 

El prensado de las chapas combina la tecnología con la experiencia de un equipo humano que supervisa el proceso para reparar el producto que muestre algún pequeño defecto. Tras el prensado, los tableros se lijan y escuadran para darles su medida definitiva. Tras este proceso, se marcan y son embalados para su posterior transporte a los puntos de destino.